Claves para el desarrollo de la carrera del profesional jurídico

En el año 2010 publiqué una entrada sobre salidas profesionales para licenciados/graduados en derecho con intención de recopilar en un artículo breve un resumen muy genérico sobre la materia. Realicé dicha publicación sin mayor pretensión que la de intentar orientar a los alumnos de los últimos cursos de los estudios derecho pues yo, al igual que ellos, me había enfrentado a las mismas dudas y a los mismos miedos.

Han pasado ya algunos años desde que publicara dicha entrada, unos años en los que he tenido ocasión de desarrollarme profesionalmente por caminos inesperados pero en los que siempre he conseguido crecer como jurista y como persona. Será cierto eso que dicen que el paso de los años arrojan una nueva perspectiva sobre la vida.

Por eso he decidido escribir un nuevo artículo relacionado con la materia porque creo que todavía queda mucho que decir sobre las claves de una decisión de tan importante como es a qué nos vamos a dedicar. Al fin y al cabo nuestra actividad laboral ocupa gran parte de nuestro tiempo y ejerce una gran influencia en aspectos de la vida que van más allá del puramente económico.

Estas reflexiones las comparto tras haber respondido a decenas de comentarios en el blog y constituyen consejo personal basado en la propia experiencia, que espero pueda servir de ayuda.

  1. Descubre aquello que te apasione para poder realizarte profesional y personalmente

La primera clave que quiero compartir es la importancia de descubrir aquellos que te apasione. ¿Qué hay que te guste tanto que te interesa seguir estudiándolo y aplicándolo? ¿Por qué elegiste estudiar derecho?

Es comprensible que la coyuntura económica que ha tenido que sufrir nuestra generación fuerce siempre a pensar en dónde habrá más salidas labores, mayor facilidad de encontrar empleo dentro o más allá de nuestras fronteras pero ese no ha de ser el único ni el principal motivo decisión.

¿Qué se te da realmente bien? ¿Qué te diferencia de los demás? Aprovecha exactamente esas capacidades que te diferencian del resto para distinguirte y aportar valor a tu empresa o clientes.

La pasión y la persistencia en lo que hacemos nos puede llevar muy lejos. Hay personas a las que no les gusta la abogacía, pisar sala. ¿Es mejor ser un gran civilista de oficina que un abogado mediocre en sala?

El incremento de la complejidad de la instituciones jurídicas y la tendencia a la especialización es un hecho. En un entorno tan competitivo es más fácil distinguirse en un tema muy concreto. Vuestra experiencia y conocimiento os hará mucho más eficientes en la resolución de problemas permitiendo ajustar los costes.

  1. Nunca es tarde si la dicha es buena 

Aproximadamente el 20% de los comentarios que recibo en el blog en relación al artículo de salidas profesionales se preguntaba si no sería tarde para hacer algo. No, no lo es. Nunca lo es.

No sabes cuánto te queda. Es igual que tengas 25, 30 ó 50 años. Podrías fallecer mañana o dentro de 60 años. No lo sabes. ¿Qué más da la edad que tangas? Procura descubrir qué es lo que te apasiona. Las pasiones se descubren probando. ¿Quieres ejercer? ¡Hazlo! ¿No te gusta? Piensa bien si es algo a lo que te quieres dedicar los próximos ¿30 años? ¿40 años? Si no te gusta, cambia y prueba otra cosa.

  1. Nunca dejes de formarte y reciclarte

Con la rapidez con la que cambian las normas casi podemos decir que salimos con conocimientos derogados de la facultad. Hay que estar al día de las novedades legislativas, de las tendencias jurisprudenciales, de los temas de actualidad que afectan vuestro sector. La formación continua y el reciclaje constante es obligatorio e inevitable.

El proceso de formación y reciclaje puede desarrollarse por varios caminos: desde cursar un máster en gestión empresarial (MBA), aprender un nuevo idioma (¿hindi?, ¿árabe?, ¿polaco?… algo exótico para poder distinguirnos frente a los demás profesionales), hasta leer literatura científica o blogs jurídicos (hay catedráticos que son muy prolíficos en su ritmo de publicación en blogs on-line aportando ideas doctrinales y prácticas muy sólidas). También los cursos del colegio de abogados o en universidades extranjeras (ej. Curso de arbitraje en Londres). Todo suma. 

  1. No tengas miedo a los cambios y sal de tu zona de confort

El profesional jurídico tiene por naturaleza aversión al riesgo. El ser humano tiene tendencia a ser conservador y temer lo desconocido. La vida es cambiante y los cambios en el mundo se producen cada vez a mayor velocidad. Puede no ser agradable, pero es lo que hay. Cuanto antes nos mentalicemos y estemos preparados para afrontar un mundo cambiante, tanto mejor.

La profesión jurídica ha experimentado pocos cambios en los últimos 200 años, pero experimentará más cambios en los próximos 20 años que los últimos 200 y es algo que no nos tiene que pillar con el pie cambiado.

A veces la vida nos ofrece posibilidades para salir de nuestra zona de confort. Cambiar radicalmente de trabajo, mudarnos a otro país, etc. Si no tenemos compromisos familiares que dificulten la operación y perturben la vida de nuestros seres queridos hay que aprovechar esas oportunidades. Cuando salimos de nuestra zona de confort crecemos. Superamos nuestros miedos. Probamos que los límites son sólo aquellos que nos imponemos a nosotros mismos.

  1. Los riesgos son inevitables pero identificables y cuantificables. Por favor, piensa de forma creativa para resolver problemas

Muchas veces el profesional jurídico causa más problemas que los que soluciona. El departamento jurídico de muchas empresas es el cancerbero que impide el paso a un nuevo negocio o proyecto.

Hay que estudiar correctamente el nivel de tolerancia al riesgo para poder desarrollar negocio. A más riesgo mayores oportunidades. No existen operaciones libres de riesgo.

A modo de ejemplo, una conocida firma de consultoría fiscal insistía en un consejo de administración sobre los riesgos de no hacer un estudio imprescindible. Al intentar cuantificar el potencial riesgo sobre el impuesto de sociedades resultó que el riesgo al que se exponía la empresa era un 20% del coste del informe de la consultora.

Para ello es imprescindible que el profesional jurídico entienda a qué se dedica su empresa o cliente, dónde y cómo hace negocio y cuáles son los problemas con los que se encuentra. La tarea ha de ser la de ayudar, no la de entorpecer.

Pero además es importante que el profesional jurídico piense en formas creativas para solucionar problemas. Lo que se puede y lo que no ya lo establecen las normas. El profesional jurídico ha de examinar todas las posibilidades para poder ofrecer soluciones prácticas.

Baremo daños corporales 2012

Como ya viene siendo costumbre, publicamos el baremo de daños cor­po­ra­les para el año 2012 apro­bado por Reso­lu­ción de 24 de enero de 2012, de la Direc­ción Gene­ral de Segu­ros y Fon­dos de Pen­sio­nes, por la que se da publi­ci­dad a las cuan­tías de las indem­ni­za­cio­nes por muerte, lesio­nes per­ma­nen­tes e inca­pa­ci­dad tem­po­ral que resul­ta­rán de apli­car durante 2012 el sis­tema para la valo­ra­ción de los daños y per­jui­cios cau­sa­dos a las per­so­nas en acci­den­tes de cir­cu­la­ción.

Sigue siendo posi­ble la con­sulta del baremo de daños cor­po­ra­les 2011 y del baremo de daños cor­po­ra­les 2010..

El principio de irrelevancia del nomen iuris

Con motivo de un trabajo de investigación que se va gestando sin prisa pero sin pausa me acordé de un antiguo principio que nos citó hace ya mucho tiempo un profesor durante la carrera.

Se trata del principio de irrelevancia del nomen iuris –también denominado principio de “primacía de la realidad”- que  significa que “las cosas son lo que son y no lo que las partes dicen que son“.

Este principio jurídico ha sido extensamente estudiada en otros ámbitos del derecho y ha tenido numerosos reconocimientos jurisprudenciales. Hasta ahora su aplicación se ha dado predominantemente en los ámbitos fiscal y laboral.

En el ámbito fiscal su aplicación ha interesado sobre todo por parte de la Agencia Tributaria a efectos de evitar situaciones que incluso podríamos calificar de fraude de ley tributaria. El ejemplo típico que suele ponerse es el siguiente: dos partes acuerdan realizar una donación encubriéndola como un contrato de compraventa a efectos de reducir sus implicaciones fiscales. En esos supuestos suele ser sencillo destruir esa ficción puesto que cuando el precio reflejado en el contrato sea objetivamente inferior al que podemos considerar como precio real del bien en cuestión, deberá calificarse a todos los efectos -también tributarios- como donación un contrato que dice ser compraventa.

En el ámbito laboral también ha tenido una gran aceptación por parte de la jurisdicción social, aplicándose eminentemente a los supuestos de discernir si estamos o no ante una relación laboral entre el supuesto trabajador y el empresario. Es ampliamente conocida la práctica por parte de algunos empresarios poco escrupulosos de restringir los derechos y las complicaciones que puede tener la formalización de una relación laboral sometida a las disposiciones del derecho del trabajo. En algunos casos el empresario procurará ligar al trabajador a la empresa con cualesquiera instituciones reconocidas por nuestro ordenamiento jurídico, menos con un contrato de trabajo. Normalmente se acudirá a figuras de derecho mercantil -como por ejemplo al contrato de agencia- para que el “falso autónomo” no goce de los beneficios derivados de un contrato de trabajo, a saber: prestación por desempleo, “dificultad” para ser despedido, vacaciones, etc. En todos esos casos la jurisprudencia ha sido unánime destruyendo la ficción creada por el empresario considerando la existencia de un contrato laboral cuando concurran sus caracteres, esto es que el trabajo sea ajeno, personal, dependiente, remunerado y voluntario.

En cualquier caso considero que no tenemos por qué restrigir su uso únicamente a esos dos ámbitos: el principio de irrelevancia del nomen iuris se puede hacer extensible tanto al ámbito civil como al mercantil sin mayor problema. Y esto último nos puede ser muy útil para delimitar los efectos de un determinado contrato sobre todo cuando exista divergencia entre regímenes en cuanto a derechos y obligaciones de las partes en los contratos tipificados. A modo de ejemplo y aunque se parezcan no serán lo mismo un contrato de comisión, un contrato de mediación o un contrato de agencia. 

Pero no tenemos por qué quedarnos únicamente en la aplicación del principio a los contratos típicos. Seguramente sea en el marco de los contratos atípicos donde más juego pueda darnos este principio. Concretamente tendemos a tener problemas en la introducción en nuestro tráfico jurídico de toda una serie de actos y tratos preparatorios o pre-contratos importados de la práctica anglosajona. En otras palabras, que un documento refleje que es una mera “Carta de Intenciones” no supone que su contenido carezca de carácter obligatorio.

En ese sentido intentaré abordar próximamente las diferencias entre “acuerdo” y “contrato”.

Baremo de daños corporales 2011

Una vez más ofrecemos el -siempre últil- baremo de daños corporales para el año 2011 aprobado por Resolución de 20 de enero de 2011, de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, por la que se da publicidad a las cuantías de las indemnizaciones por muerte, lesiones permanentes e incapacidad temporal que resultarán de aplicar durante 2011 el sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Sigue siendo posible la consulta del baremo de daños corporales 2010.

Salidas profesionales para licenciados y/o graduados en Derecho

A estas alturas del año académico es común ser abordado por algún alumno que pregunte sobre las salidas profesionales que le brinda la licenciatura -ahora grado- en Derecho. Dicho de forma más coloquial, ¿y ahora, qué hago?

Todo el mundo ha pasado en algún momento por esa especie de crisis existencial. Una situación que produce ansiedad, miedo e incertidumbre. El sentimiento es lógico puesto que será una época en la que nos enfrentemos a la toma de grandes decisiones sobre nuestro futuro profesional. Terminar la carrera es sólo un primer escalón -un escalón imprescindible- para continuar nuestro viaje.

Con el título en la mano las opciones disponibles pueden reconducirse a tres grandes grupos: sector público, sector privado y seguir estudiando.

1.) El sector público

La estabilidad del empleo siempre ha sido un bien altamente codiciado -sobre todo en épocas de turbulencia económica como la que nos ha tocado vivir- por lo que acceder a la función pública puede ser una de las salidas. A modo de ejemplo, pero no únicamente, Derecho nos permitirá opositar a: Inspección de Hacienda, Jueces y Fiscales, Abogacía del Estado, Inspección de Trabajo, Notarías, Registros, Inspección de Seguros, intervención del Banco de España, Secretaría Judicial, organismos internacionales y de la UE, carrera diplomática, etc.

Y esta enueración sólo hace refrencia a los funcionarios pertenecientes al grupo A, por lo que también cabría la posibilidad de intenarlo en el grupo B (opositando, por ejemplo, a Subinspector de Hacienda) o posteriores.

2.) El sector privado

Las posibilidades que brinda el sector privado a un licenciado en Derecho son múltiples. Se trata de una carrera polivalente por lo que el perfil del jurista puede casar en varios puestos de trabajo totalmente distintos. En cualquier caso, las clásicas salidas son la banca, administración de fincas, abogacía por cuenta propia o en gran despacho, procuraduría, asesoría jurídica de empresas (como abogado  in-house), etc.

En muchas ocasiones, aquellos que tienen vocación de abogado, quieren saber si es mejor trabajar como abogado por cuenta propia, en un despacho pequeño o en uno de los grandes. La respuesta a esta pregunta no es sencilla y dependerá tanto del perfil del futuro compañero como de sus aspiraciones que es complicado aconsejar genéricamente. Cualquiera de estas opciones, como todo, tienen sus pros y sus contras.

3.) Seguir estudiando

Decíamos antes que terminar la carrera sólo es un primer peldaño, por lo que seguir estudiando otra carrera, un máster o el doctorado se convierte en nuestra tercera opción.

Si se optara por estudiar otra carrera, las posibilidades son tantas como carreras disponibles. Entre las que suelen casar bien con Derecho contamos con Periodismo, Ciencias Políticas, Administración y Dirección de Empresas, Económicas, Criminología, Relaciones Internacionales y otras similares. No obstante, en ocasiones, estudiar una carrera que no tenga –a priori– nada que ver con el Derecho puede convertirse en una increible ventaja competitiva en el futuro. Sin duda, los perfiles más interesantes que he llegado a encontrarme son médicos licenciados en Derecho expertos en reclamaciones por deficiente asistencia sanitaria, arquitectos licenciados en Derecho expertos en vicios de la construcción e ingenieros licenciados en Derecho especializados en implantación de proyectos industriales a nivel internacional.

Hoy en día el mercado laboral suele preferir los perfiles de los aspirantes a un puesto de trabajo que cuenten con estudios de postgrado. En este caso las opciones también son tantas que dependerá del perfil y las aspiraciones del futuro estudiante de escuela de negocios. El único consejo que podemos aportar desde estas líneas es sobre la conveniencia de optar entre un máster más bien generalista frente a un máster más específico. Para los recién licenciados suele ser más interesante un máster que aporte conocimientos generalistas (ej. asesoría jurídica de empresas, derecho civil, etc.). En cuanto a los profesionales que ya lleven cierto tiempo en el mercado laboral y deseen ampliar su experiencia puede ser más interesante cursar un máster más específico. Si se puede realizar en el extranjero y complementarlos con una mejora en nuestro bagaje lingüístico, tanto mejor.

Finalmente, el doctorado se convierte en un paso previo para aquellos que hayan sentido la llamada vocacional de la docencia o simplemente quieran ampliar sus conocimientos teóricos en alguna materia. Hasta la última reforma el procedimiento era la superación de una serie de créditos (cursos y seminarios) y lectura de tesina para la obtención del D.E.A. (Diploma de Estudios Avanzados) antes de proceder a la fase de escritura de tesis propiamente dicha.  Actualmente el procedimiento consiste en superar un máster oficial y defender el trabajo de fin de máster antes de proceder a la lectura de la tesis. A pesar de ser complicado, es cierto que se trata de una labor perfectamente compatible con otra actividad.

¡Espero que este artículo haya sido de ayuda!

ACTUALIZACIÓN: Posiblemente también te resulte de interés conocer las Claves para el desarrollo de la carrera del profesional jurídico

Baremo de daños corporales 2010

A principios de año conviene estar actualizados con las últimas novedades normativas y como todos los años la actualización del denominado baremo de daños corporales no podía faltar.

Recientemente se publicó la Resolución de 31 de enero de 2010, de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, por la que se da publicidad a las cuantías de las indemnizaciones por muerte, lesiones permanentes e incapacidad temporal que resultarán de aplicar durante 2010 el sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación.

Siempre conviene tener este documento a mano puesto que, en la práctica, su aplicación excede a la de las causas de responsabilidad civil por muerte, lesiones o incapacidades fruto de los accidentes de tráfico.

Al pío lector

Y si fuéredes cruel y no pío, perdona, que este epíteto, natural del pollo, has heredado de Eneas. Y en agradecimiento de que te hago cortesía en no llamarte benigno lector, advierte que hay tres géneros de hombres en el mundo: los unos que, por hallarse ignorantes, no escriben, y estos merecen disculpa por haber callado y alabanza por haberse conocido; otros que no comunican lo que saben: a estos se les ha de tener lástima de la condición y envidia del ingenio, pidiendo a Dios que les perdone lo pasado y les enmiende lo por venir; los últimos no escriben de miedo de las malas lenguas: estos merecen reprehensión, pues si la obra llega a manos de hombres sabios, no saben decir mal de nadie; si de ignorantes, ¿cómo pueden decir mal, sabiendo que si lo dicen de lo malo lo dicen de sí mismos, y si del bueno no importa, que ya saben todos que no lo entienden? Esta razón me animó a escribir el sueño del Juicio y me permitió osadía para publicar este discurso. Si le quisieres leer, léele, y si no, déjale, que no hay pena para quien no le leyere. Si le empezares a leer y te enfadare, en tu mano está con que tenga fin donde te fuere enfadoso. Solo he querido advertirte en la primera hoja que este papel es sola una reprehensión de malos ministros de justicia, guardando el decoro que se debe a muchos que hay loables por virtud y nobleza; poniendo todo lo que en él hay debajo la corrección de la Iglesia Romana y ministros de buenas costumbres.

Me ha parecido oportuno comenzar citando este extracto de las primeras páginas de los Sueños de Francisco de Quevedo para dar el pistoletazo de salida a un proyecto personal que llevaba años guardado en el cajón del olvido, la pereza y la falta de tiempo. Nace así un blog personal cuyas aspiraciones son modestas: compartir, entretener, difundir información, opinar y discutir -desde el respeto- sobre diversas materias relacionadas con el Derecho.

Digo que las aspiraciones son modestas puesto que no será este un instrumento para sentar Cátedra. Sí lo será, en cambio, para compartir opiniones y posturas -exclusivamente personales- relativas a diversos temas con la comunidad global. Y si en algo ayuda a quien leyere, tanto mejor, pues con haber aportado un único consejo útil a una única persona me daría por satisfecho.

Desde ya, manifestar mi gratitud por dedicar vuestro preciado tiempo a leer estas divagaciones: ¡gracias!